sábado

Splice; los peores cuernos jamás imaginados.

No pretendo hacer una reseña sobre la película canadiense Splice (también producida por Guillermo del Toro), más bien se trata de una reflexión para compartir con todo aquel que la haya visto ya. Una reflexión acerca de... LOS PEORES CUERNOS JAMÁS IMAGINADOS.



Hasta ahora, cuando uno pensaba en los peores cuernos que te podían poner inmediatamente le venia a la cabeza la actriz Mia Farrow. Tras dos matrimonios terminados en fracaso, tres hijos biológicos y tres adoptados, Mia comenzó su vida en común con su nueva pareja Woody Allen.
Mia fue durante años la musa de Allen protagonizando muchas de sus películas como Maridos y Mujeres, Otra mujer, La rosa purpura del Caíro, Hannah y sus hermanas etc...
Juntos tuvieron un hijo biológico y adoptaron a dos niños más, convirtiéndose en una gran familia multiracial. Todo marchaba de maravilla hasta que Farrow encontró unas fotos de su hija adoptiva  Soon-Yi totalmente desnuda y dedicadas a su pareja Allen. Las consecuencias de ese aterrador hallazgo son de sobra conocidas, estando los cuernos de Mia Farrow en el número uno del Top Five de los cuernos más chungos que te puedan llegar a poner.
Tu novio se puede liar con tu mejor amiga, con una prima, incluso con tu hermana. Pasa a ser muy muy fuerte si se lía con tu madre, pero que se líe con una hija, eso es sin duda algo totalmente inconcebible.

Pues bien, Splice supera en un millón de años luz la terrible historia de Mia Farrow, elevando el arte de la infidelidad hasta limites demenciales, si no se lo creen, sigan leyendo...




Elsa (Sarah Polley) es una brillante científica que junto a su pareja Clive (Adrienmecompreunpalacioyahorahayquepagarlo Brody) trabajan duramente en el campo de... EL EMPALME GENÉTICO, disciplina científica en la que se mezclan un montón de materiales genéticos de distintos seres para crear uno nuevo del que obtener una proteína que salve al mundo de las más terribles enfermedades. Elsa y Clive se deslizan por la cresta de la ola de su gran carrera profesional creando a dos extrañas criaturas portadoras de esta proteína que no llegará a ser 100% útil si no se mezcla con ADN humano. Ante la perspectiva de más demandas que ingresos sus mecenas les cortan el grifo cuando éstos piden llegar más allá en sus investigaciones.

Elsa no cesa en su empeño y en secreto da vida a una nueva criatura mitad batiburrillo animal, mitad humana, que se desarrolla a gran velocidad dentro de una especie de útero artificial. A los pocos días el ser terminará por "nacer" siendo su aspecto el de una especie de pez carpa amorfo y algo agresivo. Tras pasar una noche cargada de remordimientos Clive decide matar al monstruo pero cuando acuden al laboratorio su experimento se ha convertido en... ESTO:

Es importante que usted lector, se quede con esta imagen grabada en la retina para cuando mi narración se vaya volviendo más sórdida. 
Al parecer, este ser sigue desarrollándose a gran velocidad así que la curiosidad puede con esta pareja de científicos que toman la decisión de seguir adelante con su experimento, sin importarles las connotaciones éticas del mismo.
Veinte días después la criatura tendrá este aspecto:


El ser, al que ponen el nombre de Dren (nerd -empollón- del revés), es una hembra con bastante inteligencia, aunque sin capacidad de habla. Su desarrollo, anormalmente rápido, se ve afectado el día en el que unas fiebres altas ponen en peligro su vida. Clive, que ya está hasta las narices del siniestro experimento, aprovecha que Elsa mete a Dren en una bañera de agua fría para ahogar al bicho pero, ¡sorpresa! Dren tiene branquias, el no utilizarlos era lo que la estaba matando.

Elsa se emociona con el hecho de que su pareja sea tan inteligente como para haber sabido que ahogar a Dren era la única manera de salvarla, por qué... lo sabía ¿verdad? Aquí es cuando Adrian Bodrio hace gala una vez más de sus grandes dotes interpretativos, con un seeh (miradita hacia los lados incluida)
El incidente sirve para que Dren de un paso más en su precipitado crecimiento convirtiéndose en adolescente. Su estancia dentro del edificio se está volviendo más peligrosa así que la pareja decide alojar a su criatura en un granero propiedad de Elsa.

Dren se va haciendo mayor y como a toda joven le pueden sus hormonas y sus ansias reproductivas, por lo que comienza a echarle un ojo al macho que tiene más cerca; Clive, el cual ha tenido que decirle que la quiere para que ésta no saliese volando, literalmente, confundiendo aún más a la joven.

¿Os había comentado que Dren tiene cola con punzón incluido?
Tras unos bailoteos para animar a la criatura Clive cae de la burra al descubrir cierta similitud entre el experimento y su mujer. Elsa no puede hacer otra cosa que confirmarle sus sospechas, el óvulo que usó para crear a Dren era suyo.

Bueno, ¿qué haces cuando descubres que tu mujer ha tenido un hijo con un pájaro, un pez, un lagarto de cola espinosa y el Chupacabras? Pues que lo tiras.

Si, han leído bien, tras una discusión entre madre e hija que termina en amputación de aguijón y vestido, Clive entra en el granero. Con Elsa dando un paseo Dren no pierde un minuto a la hora de lanzarle a su victima un muerdo que éste rechaza para, segundos después, lanzarse encima de la hija de su mujer y hacerle el amor al más puro estilo Brody.

A Dren no le sale pelo por ninguna parte, salvo en las cejas.
Antes de que Dren le clave el aguijón a Clive, de nuevo literalmente, Elsa entra en escena, poniendo fin al polvo más bizarro de la historia, sin olvidarnos del de Avatar, por supuesto.

¿Qué hacer cuando descubres a tu marido tirándose tu hija multiespecie de apenas un mes de edad? ¿Arrancarte los ojos, arrancárselos a él? porque está claro que no los utiliza para nada...
No lo sé, sólo se que esta escena pasará a mi lista de grandes y traumáticos momentos del séptimo arte, junto al arrancamiento de cara de Reflejos, el parto de Gozu, el destripamiento de Valhalla Rising o el brutal asesinato por parte de un fantasma del novio de su ex mujer en Acoso del más allá.

Después de esto parece que Vincenzo Natali, director de tal magna obra, tiene poco más que ofrecernos, pero un giro esperado en la trama hará que las caras de los espectadores se retuerzan aún más formando una mueca horrible. Pero no contaré lo que sigue porque éste no es un especial de violaciones chungas sino de los peores cuernos jamás imaginados.
Por lo demás, Splice no está nada mal. Si quieren ver una película de ciencia ficción de las que no prometen nada y luego resultan ser de las que dejan huella, vean Splice ¡véanla!

6.5 sobre 10 en la escala Ataunowich

1 comentario:

  1. ¡¡Premio a la vista!!!

    :D

    http://cronicasdesdelancre.blogspot.com.es/2013/03/premio-liebster.html

    ResponderEliminar